La luz que ve

Un día va y se me rompe
mi juguete favorito
sin avisar, duró lo que quiso.
Tenía un problema mi juguete favorito,
el problema que tenía
es que no era mío.

-Ajo Micropoetisa-


         1         

Presagio

Bajo la barca
Imitando tu voz
El mar me llama


         2         

La mirada del juez

Ayúdame a cazar
La mirada del juez
Antes de que ya sea
Mi mirada


         3         

Vigilando

Pido un toque de alerta
Cuando vuelva ese miedo
Que me convierte en juez

Quizá ya no es posible saber
De dónde viene

Aún así
Lo dejaré gritar sujeto en un abrazo

Para que no te toque
Y no pueda cercarte de soledad


         4         

La luz bastante

¡Que el corazón se abra
Antes de que el instante
Se me apague en el tiempo!

¡Tener la luz bastante
Para llegar al corazón helado
Que se esconde
Y sacarlo a vivir!


         5         

Niño de mes y medio

La mirada al principio
No sabe bien qué hacer
Y recorre las cosas

Esto aún no es buscar
Pero no se detiene
Hasta que fija otra mirada humana

Entonces ya es sonrisa
Reconoce y empieza a perseguir
Lo que ha perdido


         6         

Te amo

Mi voluntad
Es ser innecesario para tí


         7         

Tocar el árbol

Corteza y manos
Ni te doy ni me das
Solo contacto


         8         

Quinta despedida

Ante tí estoy callado
Pues no surgen palabras
Limpias de apego


         9         

Silencio para tí

Tantas cosas te he dicho
Pero ahora
Simplemente callado
Espero la palabra
Que tú puedas oir
Que yo pueda
Sin avergonzarme
Decir
Ante tí


         10         

Andar contigo

Danzar contigo
Andar 
Hacia atrás el camino
Devolviendo las cosas a su sitio
Haciendo sitio en mí
Para la vida


         11         

Recuperarte

A medida que vuelvo atrás
Y me voy divorciando de las cosas
Todo vuelve a brillar
Como al principio

A medida que acojo
La herida del instante
Gracias a tanta muerte tan pequeña
Recupero la vida

Y vuelvo a ser capaz de confiar
Aunque sé que no hay nadie 
Digno de confianza

Ahora no me ofende ni me aterra
La libertad completa
De todos los que amo
Os veo ir y venir
Y no deseo ya lo que no podéis darme

Me dejo ir y venir
Quizá mañana o pronto
Podré ser como el niño que ya fui
Y jugar con vosotros
Como jugaba él
Todos los juegos
Y hacer también un juego
De todo lo aprendido en el destierro

Aún un poco más tarde
Soltaré vuestras manos
Volveré a recogerme
En esa tibia luz
Que estuvo siempre en mí
Y que recuerdo ahora

-Madre
Mientras regreso
Empiezo a repetir
El canto sin palabras
Con el que tú me llamas-


         12         

Viene a la luz la sombra

Ahora que estoy ardiendo
Regresan a mi vista
Los restos desechados y negados
De todos mis temores
Exigen atención y me reclaman 
Una muerte más viva
Ser una chispa más en esta luz


         13         

Acabo de tirar la mochila

Acabo de tirar
La maldita mochila
No paraba de sacar cosas inútiles
Y nunca nunca quedaba vacía


         14         

Estuve desterrado

Estuve desterrado
Perdido entre mi gente
En medio de mis cosas

Como creía
Que un juez sabio me había condenado
Salí en su busca

Cuando lo ví
Solo era un niño
Que temblaba de frío y me llamaba

Ahora está dormido
Entre mis brazos


         15         

No soy estable

Comprendo que te extrañe todo esto
Porque prefieres un apoyo firme
Pero yo
No trato de sorprenderte
Es que no soy estable
Desconfío de todo lo que perdura
Me da miedo lo quieto
Parece que me acecha
Me gusta cambiar de opinión
De dirección
De música
No llevo cuentas de lo que hago

Y no es que no sepa descansar
-Llevo toda la vida practicando-
Pero al moverme permito que te muevas
Y eso te gusta tanto como a mí


         16         

Enemigos olvidados

En el tiempo reciente no hago planes
Así que lo que hago
Quizá obedece a planes tan antiguos
Que ya no los recuerdo


         17         

Rocas en el río

Hay rocas en el río
Son oscuras y firmes
Son calladas y serias
Pero tú 
No las dejas dormir
Con tu alboroto

Hay rocas negras
Como densos apoyos 
De tu danza

Voy junto a tí 
En tu júbilo
Tú me llevas
Me hundes en milenios de milenios
Me das a respirar en lo profundo
El aire transparente de tu boca
Y me quitas el miedo

Hay rocas en el río
Que quieren ir contigo
Disfruto viendo cómo las rodeas
Las acaricias
Cubres y socavas
Haciéndolas arena
Y las llevas
A cumplir su deseo


         18         

Cú Cú... ¿Quién soy?

El enemigo se equivoca
Dice saber quién soy
Y me lo explica

No me convence
Ese vampiro del espejo sucio
No se cansa de hablar
Pero yo sé quién es
Consigue disfrazarse con mi cara más seria
Y me suelta millones de respuestas
En todas se equivoca

Porque no necesito nada más
Ya tengo mi pregunta
Puedo esperar todo lo que haga falta

Es muy entretenido
Limpiar todos los días el cristal
Con mi hermosa pregunta


         19         

Mi cuerpo grita

Mi cuerpo dice
Que muerto de dolor
Me va buscando


         20         

Tiempo

La mariposa
Cruza el sol de noviembre
Buscando abril


         21         

Manteles blancos

Manteles blancos
Aunque solo has venido
A despedirte


         22         

Corazón de campana

Lates adentro
Corazón de campana
Suenas afuera


         23         

Permite que me quede

Permite que me quede un poco más
Una parte de mí quiere un último abrazo

Sé que me voy a ir y sin embargo
Aún me llaman las cosas que se queman
Los seres que no pueden venir conmigo ya


         24         

Aire viciado

Abrí todo
Y entró la brisa fresca

Tan mal la amé
Que quise conservarla


         25         

El secreto

No lo sabía la casa
Ni la cueva
Ni el templo
Ni el camino

Cuando ya no pregunto
El aire de la tarde me lo dice con risas
Y recuerdo riendo
Que siempre lo he sabido


         26         

Todo el tiempo que existe

Escucha, corazón
Todo el tiempo que existe
Se está acabando


         27         

Me pesará el aliento

Cuando deje en el suelo
Todo lo que me pesa
Me pesará el aliento
Dejaré de esperar
Os miraré uno a uno
Para quedarme un poco
Mientras la luz se extingue
Abrazando a quien crea
Que acabo de morir


         28         

Inmóvil

Te imaginaba junto al ruiseñor
Amaba tu invisible cercanía
Y cantaba hacia tí 
Disparaba sin verte
Sin certeza
Por aproximación
Solo sabía que no estabas lejos


         29         

Primera despedida

Saludo y me despido de los que me reflejan
Y me hacen recordar 
Que en algún otro sitio Alguien me espera

Siento ternura por los que se acercan
Tal vez creyendo que me necesitan
Con suavidad los voy desengañando
Es mi forma de amar

Abrazo a los que se han ido
Y ya son míos para siempre
Celebro su libertad
Y enciendo para ellos mis lámparas de aceite


         30         

Segunda despedida

Me quedo junto a tí
-Nos vamos juntos-
Una mano será para la tuya
La otra para abrirla
Y no cerrarla más

Mira el suelo a tu lado
Dejo mis huellas para recordarte
Que vinimos buscando alguna cosa
Y encontramos Amor
Y no lo reclamamos como nuestro


         31         

Lo que no haré

No encenderé una lámpara
Para guiarte a tí

No daré un paso
Para llegar a tí

No llevaré las flores
Al mantel para tí

No te llamaré nunca
Para que me acompañes

No tocaré tus manos
Ni tu anhelo

No te esperaré
No creeré que estás 
O que no estás

No sufriré por tí
Ni para tí

No seré el que te cuida
Te enseña o te protege

No apagaré mi lámpara
No dejaré de andar
No olvidaré las flores
No callaré a mi alma
No soltaré el abrazo
No impediré mi gozo
No negaré el dolor

No estaré nunca lejos
No dejaré de amarte 

-Esta es mi profecía
Lo que sé de la vida
Sin entenderlo aún-


         32         

Atardecer

Cerca de mi ventana
Esperan los gorriones
Los restos de este día


         33         

En la línea del alba

Cansado de escarbar
En el sueño de la separación
Acompaño a mi alma hasta la gracia
Vuelvo a ser el que ríe y se desborda 
Vuelvo a ser el que cae y se equivoca
Como un niño pequeño me dejo levantar

Y cada día aprendo
A dar el primer paso
Hacia el abrazo


         34         

Se aleja del refugio

El se levanta y busca la salida
Se abre a sí mismo como a una puerta
Abandona el encierro
Se aleja del refugio 
Se abrasa en el aliento de la luz

Ya no es un esclavo ni quiere ser un rey
Ya no tiene descanso ni trabajo
No se detiene nunca
No cambia de lugar
Nunca se rinde
Y no se opone a nada


         35         

Memoria de un destello

El ciclo se ha cumplido
El periodo de ascenso
La breve exultación en el umbral del sol
Y demasiado pronto
La espiral de caída al fango del dolor
La sucia libertad que impide respirar

La triste espera
Quizá otra vez mañana
Pero por hoy
Se terminó el ensayo
Porque no hay fuerza para nada más

Ahora
La memoria del relámpago
Masticando despacio la esperanza
Pesa y ocupa el cielo
Como una torre oscura


         36         

En espera de algo

Primero hubo un revuelo  entre las hojas secas
Pequeños animales jugaron al amor 
en el alba irisada de esperanza

Después vino la calma
El sueño vacilante que soñé para tí
Conchas y piedras traídas por las olas

Al final -y aún no lo esperaba-
llegó el paquete devuelto con tu nota
Te quiero
Pero

Vino el invierno a derribar las fresas
No se salvó ninguna
Y solo crece el humus en la sombra

El fuego y el agua se conocieron en el altar del encuentro
pero no pudieron llegar a los acuerdos básicos

Y se estrecha la franja de calor
Y la luz fría crece
Sigue creciendo
Nos sujeta 
y nos mantiene lejos

Oh dios, lejos
En espera de algo 
que corre hacia nosotros


         37         

Ella visita la periferia

Ella ha venido 
Su gentil intención
Me ha visitado

Han venido las manos
Ha venido el cariño
La mujer medicina
Ha venido el cuerpo
El abrazo
Ha venido el plan de salvación
La enseñanza

Han venido los ojos
Atravesando el escudo de estrellas 
Porque ella está buscando
En sus alrededores
Y más allá en el reino del Corazón Alado

Trae sus cosas de siempre
Sus cosas nuevas
Su espejito de niña
Las flores de su falda
Su bolso de baratijas
De la Era de la Iluminación

Ella sonríe cantando
Cae su voz dorada
Y resiste un momento
Sobre la escarcha sucia del camino

Pero trae vacía
La jaula de su pecho
El hueco que dejó al escapar el pájaro
Que ya vive en la tierra luminosa
Y es parte de mí mismo

Siento el peso del pájaro
Los átomos dispersos en el aire
Ella no lo percibe y sufre sin defensa
Sus hombros caen
Sus vértebras se mueven
Temo por todo el edificio y sus cimientos
Mis brazos se preparan para sostener

Ella vuelve la vista
Y se acerca bailando
No para estar conmigo
Solo para ayudarme a renacer
Aún no ha llegado a mí
Y ya pasa de largo
Porque no existo
No existo
Tal vez Alguien le ha dicho que no existo

Medito estas cosas tiritando
Pero aún aferrado 
A los brillos salvajes del deseo
Que mi dulce maestra no sabe cómo hilar
Me lamento
Por los raros colores de mi alma
Que no se ajustan al orden del tapiz

Andando como en sueños
Como desnudo
Como en la cuerda floja
Cruzo los arrabales de la ciudad celeste
Donde no crecen muros
Y todo es una puerta que se abre
Al próximo cuerpo que habitaré
-Confieso que con ella
Si me es concedido-


         38         

No escucho profecías

No sé leer los signos de los tiempos
No estudio los eclipses 
No interpreto los posos del café
Ni escucho las solemnes profecías

No me preguntes, no sabría decirte
Hace mucho que imito a los tres monos
Me tapo los sentidos que sirven para eso

Muchos dicen que voy hacia el naufragio
Pero voy como siempre hacia el amor
Quizá sea lo mismo

Me advierten de la muerte
Pero yo solo veo una pregunta
que crece y que se cerca
Quizá sea lo mismo


         39         

Libertad en duelo

Soltar el equipaje no fue tan difícil
No era mío, solo lo había robado
-Ganado con esfuerzo, aciertos y mentiras-

Dejar de depender de mis amigos 
Tampoco fue tan duro
No eran míos, solo creí escogerlos
Poco a poco aprendí un poco de respeto

Dejar de comerciar con el tiempo es un inmenso alivio
No me gusta mi vieja economía de trueque
Amo la dirección única de la luz

Pero hay cosas más serias, por ejemplo
Abrirte -abrir- los brazos por completo
Separar las manos como el crucificado
Dejarte salir sin siquiera querer curar la herida
Recordar que no soy solo Costumbre 
No rechazar la pregunta sin respuesta
Detenerme y beber la sangre del instante
Mirar de frente al loco del espejo

Sé que andaré este camino, pero no sabré andar
Mucho menos podré soportar tu dolor
Que me lleva a la fuente del dolor

Afinaré el silencio hasta que cante
Preguntaré a quien vive en lo profundo
Si es posible deshacer lo que no ha sido hecho
Desconocer lo que se conoció
Desunir lo que es uno
Regresar al refugio
-Aunque no estás allí-

Presiento la respuesta
Porque si tengo que dejarte ir
Querría descansar en algo conocido
Desear sitios y ropas
Volver a vivir como creyendo en mí
Quemarme en esas cosas
Como cuando soñaba y no sabía 
Y podía dormir en el anhelo

Paseando por el filo del horizonte
Declaro todo esto para Nadie
Sé que me escucha y vive como quiero vivir


         40         

El asunto de la liberación

Oh dios
Oh maestro
Haz esto para mí
Que todos a mi alrededor se iluminen
Que todos mis hermanos y amigos sean santos liberados
Y ante todo, señor, mis enemigos

Así podría yo seguir viviendo
Como un embustero borracho lamentable
Gozar de la entusiasta compasión de todos

Volver a vivir como siempre
Engañarme a mí mismo con alguna mujer
O algún otro plan entretenido
Separar otra vez la vida de la muerte
Hacer como si esta vida esta muerte
Fueran cosas leídas en los libros


         41         

La campana lejana

Creo que fue real
El fuego del instante
Creo que nos sacó de las costumbres
Y engendró un cuerpo único 
Dime qué crees tú
Dime si fue real
O algo que quise creer
Y aún creo

Pegado a mi camisa como el humo y el pan
Queda el olor del día que fue hoy
Dime si hoy es suficiente para tí

Quisiera saltarme esa campana
Que el bronce no envuelva mi corazón
Que mi voz no se hunda bajo el hielo

Cántame amor con la luz de tus manos
Abre los ojos para mí
Como si aún no me conocieras

Déjame creer una mañana más
Que la campana está ahí
Que yo estoy aquí
Y que tú estás más cerca

Mírame en la oscuridad
Háblame a la distancia del aliento
Para que pueda seguir siendo un hombre vivo
Un hombre incompleto
Un hombre perdido
Un hombre con esperanza


         42         

Tal vez quieras descansar

Querido amigo
¿No se te enfría el té?
Has dado muchos pasos hacia mí
En consecuencia ahora estás muy lejos

Has sido un buen discípulo
Has considerado seriamente mis preguntas
Me has traído respuestas razonables
¿Aún no estás cansado de estos juegos?


         43         

Camino de la laguna

En el anochecer de la laguna
Supe que existe un cuerpo
Que mi alma comparte con la tuya

Habló para nosotros
Una voz que callaba para el planeta entero

Fuimos niños amantes como antorchas
En el cielo apagado
No nos pudo encontrar aquella tarde
El mar de muerte que nos perseguía
No había un sueño del que despertar

Cuando la noche se cerró por dentro
Solo quedó la luz latiendo entre las manos
No supimos qué hacer con esa luz
Nunca pudimos habitar en ella

Y nunca más he vuelto a estar contigo
En el anochecer de la laguna


         44         

Con la Vida y en tí

Con la vida sin tiempo
Estoy en cada vida
En mi tiempo de vida
Estoy solo contigo


         45         

Viento detenido

Entre la luna llena 
Y el ocaso
Se ha detenido el viento


         46         

Ligero

Cuando corté la tela de la noche
Tú viniste brillando a visitarme
Para que pudiera conocer la soledad

Desde entonces no puedo
Recordar dónde puse la botella
Ni regresar al mundo de los hábitos

Por eso voy andando
Y mi sangre se pierde
El camino desierto canta alegre
No sé adónde me lleva, pero canto con él


         47         

Qué pasó con las ideas

Me fumé casi todas las ideas
Y no importa
Las echo de menos muy poco

Me comí casi todas las certezas
Y no importa
Voy bastante mejor sin todo eso

Me bebí una gran parte del dolor
Pero de vez en cuando tengo sed
Y siempre llevo a mano una botella


         48         

Tendría que morir

Me despierto en la playa
Entre las otras cosas dejadas por el mar
Una concha vacía
Movida por el agua parece que respira
Anhelando que vuelvas a tocar
Con tus ojos su vida imaginaria

Debería dejar aquí el teléfono
Pues se ha tragado todas mis palabras
Y no han llegado a tí

Tendría que olvidar los poemas de Rumi
Con los que mantenía semivivo
Mi corazón en tu altar memorial

Debería cargar de arena mis bolsillos
Que tus manos de brisa no puedan levantarme
Que la tristeza no vuelva a convertirse en amor

Debería vivir ya solo en mí pero dónde viviría
Reconstruirme pero no tengo planos
Levantar nuevos muros pero qué proteger
Seguir las habituales normas de poder y de ausencia
Alimentarme y seguir siendo sólido
Aprender a fingir que podría afrontar un día más

Dado que ya estoy visto y olvidado
Imaginado, escrito y comentado
Y tu Genio del aire no puede conceder
Mi deseo profundo

Pero será mejor que todos vean
La puerta transparente
Y puedan decidir si vienen junto a mí
A vivir en el ancho vacío que me llena
Yo lo prefiero así
Y de cualquier manera
No tengo fuerza para nada más


         49         

¿?

Si no tengo raíces
¿Qué hace aquí la nostalgia?
Si todo es soledad
¿A dónde va este anhelo?
Y si no te conozco
¿Por qué voy hacia tí?


         50         

En lo frágil

Sé bien lo que es
Ser vivo y fuerte
Vivir con gratitud
Mover lo que me es dado
Hacer y deshacer
Apoyando las manos en el mundo

Pero cuando me veo junto a tí
Suelto las riendas
Caigo y me abandono
Arraigo en lo más frágil
Crezco al revés
Y me atrevo a vivir lo que no sé

Bien dispuesto a morir
Acepto una ancha vida sin proyecto
En el vacío hago mi casa
Y no le pongo forma a lo que espero
Porque contigo voy


         51         

Mi maestra de vuelo

Tú sabes que conozco tus caminos
Por eso no me esperas
Danzas mirando al cielo
Como una garza joven
Que desea volar
Sabes que me abrazaré
Al aire que remueves

Y tu cuello se tensa
Tus alas 
Agitan en el aire su deseo
Tu mirada me ata a la ceguera
Y avanzo un paso más allá de todo

No sabes dónde vas
Pero sabes que te acompañaré
Hasta que hallemos una luz sin sombras

Me levanto contigo sobre el mundo
Y ya libre te entrego
Mis manos encendidas
Sabes que ya conozco tus caminos


         52         

Vuelvo al jardín

Hoy he vuelto al jardín
Y rodean mi cuello
Tus brazos que desean
El sol que traigo del desierto

Sediento y vivo
Entro para tejer 
Mi aliento con el tuyo

Y veo que tus ojos
Han hallado descanso
Porque ya estoy aquí

Lo que mi corazón 
No sabía pedir
En tu presencia se abre


         53         

Tercera despedida

La nube de palabras
Que venía conmigo
Va a deshacerse en lluvia


         54         

Tu presencia

Cuando este cuerpo duele
Tú estás en mi silencio
Permaneces abajo
Ordenando los hilos

Cuando este cuerpo llora
Y todo se deshace
Las ideas doradas
Las altas ilusiones

Y en esta piel se astilla
El corazón de hielo
Y la luz y las sombras
Parecen enemigas

Cuando este cuerpo sabe
Que va a morir y pide
Conservar por un día
La visión y el aliento

Cuando este cuerpo suelta
Las cosas que ha querido
Y va olvidando todo
Recuerdo que soy tú

O que no sé quién soy
Que no soy nada sólido
O que somos lo mismo
Que solo soy contigo


         55         

Llegar y darte gracias

Sin cantar Sin hablar
Solo cubrir tus pies
Con restos de color
Como las hojas secas


         56         

No hay hogar

No hay hogar permanente
No hay juntos
No hay contigo
Y tampoco hay camino
Pero hay un tenso anhelo
Que no deja dormir
Hay deseo de algo
Algo extraño Algo mío
Algo tuyo Algo en pie
Algo que está naciendo
Y echa a andar
Algo que nada sabe
Y no descansa


         57         

¿Quién es este?

¿Quién es este que soy?
¿Quién es esta que espero?
¿Dónde está nuestro cuerpo?
¿Dónde está nuestra casa?


         58         

Sombra de mariposa

Es efímero el vuelo
Es cada vez más breve
El ciclo de pensar, recordar y cantar
Saltar al sol
Apreciar los colores
Las formas de las cosas
Unir la voz al flujo de las voces
Y enseguida
Aflojar y olvidar
Y caer en el río

Cada vez más ligero el movimiento
Menor la resistencia
A morir y nacer
Menos sólido el ser
Y más clara y presente
Esta conciencia de transformación

Hoy soy un poco más ajeno a mí
Así que veo más desde todos los ojos
Y sé que estoy desnudo ante vosotros


         59         

Esfuerzos inútiles

Me duele
Y me sorprende
Y ya no lo esperaba
El tiempo no ha pasado
Todo está como el día que me marché
Cuando quise comprar mi pequeño descanso.
Pagué con casi todo mi tesoro
Pero no he conseguido cambiar nada
Ni siquiera ha caído el polvo en esta foto
La luz no se ha comido los colores
Y estoy aquí, mirándola
Otra vez aquí
Siempre
Parado a media altura
Un gran copo de nieve
Cayendo sin llegar
Las promesas, La esperanza, La sangre, Todas las caras
 Todas las sonrisas. 
Los proyectos. Y toda la intención. 
Y toda la atención. Todo el deseo. 
Lo que hago. 
Y las personas que amo. 
Las personas que me aman. 
Este momento. Todos los momentos. 
Este momento, que ya estaba allí.
Lo que se derrama, lo que huye. 
Cada respiración desde el nacimiento hasta hoy. 
Están llorando. Claramente Llorando. 
Se oye todo ese llanto por debajo del ruido.
Y las puertas se callan y se duermen, 
Las ventanas se oscurecen, 
Los metales se oxidan, 
Los ojos callan. No saben nada. No preguntan nada. 
No tienen nada para mí. 
Este es mi premio. 
Este silencio que oprime  y cierra el corazón del mundo.


         60         

Ella lava su sonrisa

Ella está sonriendo como todos le piden
Ocupa el sitio que le asignan
Reina triste cubierta de brocados
Quizá se siente mal
Se hace algunas preguntas
Pero recita los salmos aprendidos

Aún sujeta el espejo que le han puesto en las manos
Para que tenga presente su pecado
Se siente en deuda con todos porque le permiten vivir
Y el miedo es como tiza en sus mejillas

No quiero ver esa sonrisa pálida que no es suya
Quiero verla reinar pero en su vida
Oír su voz de llamas plateadas resonar en los bosques
Su voz fuerte guiando el canto de los lobos

No tengo en cuenta esta pérdida de sangre
Prometo que abriré las cerraduras
Y estaré siempre cerca para amar sus invisibles lágrimas
Solo me alejaré para arrojar mi muerte sobre sus enemigos


         61         

A ningún precio

Caminaré contigo
Hasta que se termine 
Todo lo que me pesa

No lo conservaré
Lo perderé a tu lado
Nada quiero ganar

Mi libertad será
Tu libertad 
Hasta el último paso


         62         

Te extraño

Te extraño. Veo caer
La pátina del tiempo
Sobre la herida azul


         63         

Llegas hasta la orilla

Llegas hasta la orilla de mi cama
Y me dices que no existe la muerte
Eso significa algo para tí
Pero a mí no me dice nada
En eso no te veo
Con eso no disfruto

Estaba esperando que intentaras cruzar
Que quisieras morir nadando hacia mi soledad
Pero seguramente estás segura
De que la soledad tampoco existe

Es difícil decir algo que llame la atención de un moribundo
A menos que renuncies a clavar tus pies en el terreno
Y abras todos los ojos menos los que miran
Todas las manos menos las que hacen
Y te entregues al aire que te quiere llevar
Justo a donde no quieres


         64         

El río

Yo siempre estoy aquí
Pero no como el agua
Ella sabe fluir en la presencia

Llegar, estar, marcharse nada significan
No se detiene nunca
No hay tiempo para ella 

Nada quiere alcanzar
De nada huye

Por miedo a la sed de otros días
Quisiera retenerla para mí
Pero cuando lo hago
Oigo su grito de dolor
Y se me abren las manos


         65         

Si fueras solo tú

Si fueras solo tú
No dolerían tanto
En mi espalda 
Las llagas de tu espalda


         66         

En tu calma descanso

¡Me alegra tanto tu alegría!
¡Me pone tan alerta tu dolor!

Pero más hondo aún
Debajo del origen
En tu calma descanso


         67         

Duermes

El árbol que te sueña
Te conoce en el agua
Que le lleva el sabor de tus raíces

El animal que duerme junto a tí
Va fundiendo en tu mano su cabeza
Su tibieza se extiende como un rastro

El ángel que te mira desde el fulgor azul
Es quien pone en tus ojos la sonrisa
Sabe que pronto volarás con él

Aún no ves al amado que te espera
En tí misma, en el centro de tu luz
Te llama aunque sois uno desde antes del principio


         68         

No voy solo

El río va callando poco a poco
La luz del sol es cada vez más clara
Y la barca está lista

En lucha contra tí he llegado a la orilla
Queriendo algo de tí
Deseando vencerte
Pues no podía ver que me bastaba
Conocerme en tus ojos

Eres una conmigo
Y no voy solo
Nunca estuve solo


         69         

Cuarta despedida

Ahora voy a partir
Solo queda el deseo 
De recordar tus ojos
Y encontrarte de nuevo


         70         

Celebración diaria

Por la mañana sube con esfuerzo las cuestas hacia el sol
Por la tarde se suelta en las aguas ligeras del torrente
Por la noche descansa en el camino
No son sus enemigos los que vienen y van

Hace las cosas que la vida quiere 
Comparte lo que hay
Disfrutando con gozo que no es suyo
Llorando con tristeza que no es suya

No hay nada que sea su cuerpo
Nada que sea su alma
Nada que sea su espíritu
Nada es que se pueda conocer

Si aún es algo, es un ligero velo
Que rodea y contiene la gratitud vacía
Y espera el viento que se lo llevará

Celebra que no tiene nombre 
Y por eso
Todos sabéis quién es


         71         

Limpios

Limpio de expectativas
Abro ante tí mis manos
Sin saber para qué las necesitas

Llena de confianza
Abres las manos
Sin saber lo que ofreces


         72         

Aunque voy solo

Me acercaré hasta el mar


         73         

Te veo sonreir

Sonríes en medio de la noche
Y no lo sabes
Te sorprende cuando te lo digo
No te puedes mover -atada a tu dolor-
Pero estás sonriendo

Preguntas -pero aún no a gritos-
Cómo puedes salir de tu prisión
Y yo no puedo darte la respuesta
No consigo decir que bastaría
Dejar caer los remos y abandonar la barca
Que impide que te ahogues en un mar de alegría

Yo sin temor espero 
A que a través del agua puedas verme
Y en la noche que avanza
Te veo sonreir


         74         

He guardado unas gotas de silencio

De los espacios entre las palabras
He guardado unas gotas de silencio

Son demasiado pocas
Querría un poco más

Tal vez una infusión de flores de cerezo
En una tarde amable

O sin tiempo tus manos
Dormidas en las mías


         75         

Sigo siendo del aire (canción de la frontera)

No me quedo
Entro y salgo
Me muevo entre las cosas
Sigo siendo del aire

Fue para despedirnos?
Fue para conocernos?
Quizá fue para nada
Pero quizá no importa

Eres tú la que viene?
Es tu sangre mi sangre?
Ni cantar ni callar
Alivian mi esperanza

Este pueblo es el mío?
Es mi gente esta gente?
No me puedo quedar
Como me piden

El aire es mi maestro
Me muevo con el aire
Y cuando el aire quiere
Acaricio la tierra

Sabiendo que no hay modo
De arraigar


         76         

Un vagabundo crea los desiertos

Crees que soy un viejo peregrino
Pero ya no es así
Yo soy un verdadero vagabundo
Y no quiero llegar a ningún sitio

Vienes a verme al borde del camino
Porque sabes que he vivido tanto
Vienes a oír un canto sabio y dulce
Para tu corazón que quisiera olvidar sus heridas
Viejas historias llenas de hallazgos y emociones
Que completen lo que traes y hablen de tí
O te ayuden a verte como crees que eres
O te muestren cómo has de vivir

Pero en lugar de eso
Hoy le quito la música a mi canto
Voy a cantarte el humo que sube a mi garganta
El trazo del cometa que a cada vuelta olvida su camino
La añoranza imposible de lo que desconozco
El ácido sabor que me desvela y me mantiene andando
La frontera del sueño y la vigilia
-Ya que has amado, escucha
El rumor de avalancha que rompe mis entrañas-

No me queda otro canto que cantar
Y todo lo que estaba dormido en suelo fértil
También se ha levantado y va conmigo

Todo lo que he dejado
Los asuntos de hacer y deshacer
De temer y querer 
De afirmarse o cambiar
De matar o morir y germinar
De ser feliz o hacer feliz a alguien
De curar y enfermar 
De parar y seguir
De ganar y perder y compartir
De querer olvidar y recordar
De aprender y saber y enseñar
De buscar y encontrar

Las mujeres amadas, los amigos, los hijos
Que avanzan y se buscan solos en la tormenta
Los muertos de mi vida -mis propias vidas muertas-
Las trampas que solía confundir con refugios
-También quienes se acercan a mí como a un refugio-

Lugares que quedaron congelados
A pesar de mi esfuerzo y mis hogueras
Puedo cantarlos ya porque no estoy allí
-He alcanzado esa meta
A cambio de no estar en ningún otro sitio-

Soy cualquier vagabundo
Voy por cualquier camino como este
Y soy lluvia de arena que desfigura estatuas
Y desmorona templos

Y si es verdad que escuchas
Se romperá tu corazón
-Porque duelen las alas-
Y serás vagabundo 
Sin remedio


         77         

Cuando sales de tí

Cuando sales de tí
Yo que ya estoy desnudo
Me alegro de abrazarte


         78         

Vendrás

Traerás en tí misma
Ese fuego que buscas
Y yo sabré quién eres
Y me quemaré en tí

Y quedarás vacía
Te llenarás de todo
Irás alegre y simple 
A cumplir tu deseo


         79         

Marzo

El vendaval se lleva las flores del cerezo
La lluvia hace brillar el tronco negro


         80         

La casa

1
Un hombre salió de su casa.
Sabía adónde iba
Pero no encontró nada
Volvió deprisa -estaba arrepentido-
Pero ya no tenía coartada
Ya no podía amar
Ese solar vacío entre los muebles
Y lloró su desgracia

2
Un hombre estaba ahogado
Dio fuego a sus costumbres y se fué
Iba por ahí aprendiendo a respirar
Se lavaba los ojos en los torrentes
Trataba de no oír los ecos de las cosas
Y buscaba muy lejos algo desconocido
Lo dio todo por ese bien lejano
Sabía
Que le sobraba todo si no tenía aquello
Y no lo consiguió
Pero murió ligero

3
Un hombre se sentaba al pie del árbol
En la tarde tranquila
De un impulso la rana se hundía en el estanque
Los trinos de las aves eran parte del aire
Y la campana estaba allí sin acercarse
Miró las brasas de la hoguera: eran brasas 
Miró el humo: era humo
Puso más atención
Se acercó la campana
En las brasas y el humo
Había una sonrisa sin propósito
Se levantó 
Hizo un té 
Puso dos tazas aunque estaba solo
Y se sentó otra vez al pie del árbol

4
Un hombre ya no estaba
La tarde estaba sola


         81         

Carta de despedida Para Alberto

Vivías con esfuerzo
Para poder hacer las cosas más sencillas
Ponías atención en cada aliento
Seguir latiendo era la batalla sin tregua
A veces por pudor disimulabas
Querías ocultar tu frágil corazón
En certeras palabras
Que nos herían con su lucidez

Pero te conocíamos
Habíamos visto lo que te asediaba
Y te amábamos
Nos importaba más tu corazón sin límites
Que el corazón que se moría en tí

Muchas veces sabías y callabas
Casi siempre 
Lo  que mejor hacías
Era callar
Tu silencio
Hacía resaltar
La torpeza de todas las palabras

Apreciaba 
La lucidez de ese silencio tuyo
Que me inquietaba a veces
-A veces
Habría preferido que fuera de ignorancia-

Ahora no sabemos dónde estás
¿Estás en esa cumbre y nos esperas
Silbando el aire del atardecer
-Hablando el soplo del conocimiento-
Con tu flauta de caña?

¿Aún te mueves despacio?
¿Con tus pasos compruebas
Las proporciones de la casa eterna?
¿Tienes esa sonrisa divertida
Y medio borde? 
¿La fe de siempre?
¿Te impacientan nuestras vacilaciones
Y el ritmo lento de nuestras ideas?
¿Estás en las hormigas y en los gatos?
¿Escuchas?
¿Duermes aún?
¿O ya proyectas
Lo que vas a pintar 
En tu pequeña parte del tapiz
Cuando vuelvas aquí?

Bien quisiera saber cómo decirte adiós
Cómo reconocerte 
En futuros jardines o batallas
Cómo cantarte bien, sin ofender
A tí y a quien te llora

No lo tengas en cuenta 
Pasa por alto
Que no pueda decir lo que mereces
Está tu muerte demasiado cerca
Y de tu vida real -la cotidiana- solo sé unos detalles 

Acaso un poco más
Del amor y la alquimia del color
Los números y el orden del misterio
El respeto a tu cuerpo
Y a los distintos templos de la Vida
La cerveza y el vino en vasos de amistosa intimidad

Y la fidelidad y la ternura
El deseo de abrir e iluminar
Los espacios en que nos encontrabas

Y esas palabras grandes -dios, amor, libertad-
Que alguna vez tiraban de nosotros
O nos ensombrecían un momento

Pero sé que conozco lo esencial
Ese brillo en lo oscuro de tus ojos 
Esa forma consciente de respirar la vida

Te conozco y te añoro
-Serio, lúcido, alegre-
Ya desde que tu chispa ha vuelto al fuego
Y no puedo volar con ella sin quemarme

Igual que me sucede con todos los que amaba y que se han ido
Te has llevado un pedazo de carne de mi carne
Y has dejado un remiendo en estas alas 


         82         

Tu nombre tan pequeño

Además de tu nombre de paloma
Tan frágil y pequeño
Qué me queda 
De lo vivido ayer
Que no se haya llevado
El río de la vida

Qué pocas cosas quedan
Además de tu nombre
Despojado de sílabas
Vacío de carne
Hecho
De distancia y renuncia

Flor de paz en el miedo
Diminuto refugio
Caverna para el fuego
Que respetan las fuerzas
Que me atacan

Pequeña luz 
Que ya no significa
Nada sino yo mismo
El vacío del alma
Que casi ya no abraza
La existencia

Además de tu nombre
Qué querría decir
Cuando ya todo canta
Desde lejos

(Cuando el molde de llamas
De la vida
Se enfría
Y veo este brillante 
Y silencioso cielo
De sincolor azul
Como el recién nacido zafiro
De tu nombre)


         83         

Cogiste el autobús

Tú soltaste el abrazo
Cogiste ese autobús 
Que espera en todas partes
Con el motor caliente
Para alejarnos de lo insoportable

Solo estuve un momento
Escuchando el temblor
Y seguí este camino que habíamos pactado
-Hermanos en el alma-
Con una sola norma de amor 
Que en esos días llamábamos
Respeto

Las etapas
Eran y son confusas 
La meta, clara:
Hasta el finisterre

Volví a andar sin mi luz
Y sin criterios
Solo quedó como suceso guía
Sentir
Que disminuye el peso 
Que llevo a las espaldas
Y que tu voz me llega más ligera y más limpia
Cada vez que la oigo por teléfono

Aunque lo olvide todo
Aunque no sepa ya muy bien quién eres
Ni quién soy yo
-¿Debo desconocerte
Y volverte a encontrarte?-

Aunque no llegue nunca
Aunque llegue a cansarme 
Y se borre la meta
Y deje de esperar 
que me estés esperando 
en algún sitio
-¿Estás donde yo estoy 
Y aún no puedo verte?-

Aunque mi corazón
Por fin limpio
Se muera o vuele
Y no te necesite
Algo seguirá andando hacia el abrazo

Aunque toda mi obcecada visión
Sea un error
Y ya seamos uno desde antes del principio
Y el mundo ya se haya consumido hace tiempo
Y solo sea preciso
Detenerse un momento
Reajustar los sentidos
Recuperar la fe
Y abismarse otra vez
Al lado de las almas huérfanas
Que se acercan


         84         

Canción de la frontera

Durante mucho tiempo no lo ví
Pasé de largo y tuve que volver tantas veces
Andaba para huir
Hacia un país distinto
Donde no llegarían las sombras 
Y no habría agonía

Cuando me despertaba en el mismo lugar
Trataba de entender en qué había fallado
Y volvía a buscar

Pero el camino es este solo paso de ahora
Y no miles de pasos pasados o futuros
Y la frontera ya no es una línea en el suelo
Sino el lugar eterno y espacioso
Donde voy a vivir


         85         

A punto de beber

A punto de beber 
He recordado
Que soy yo mismo el vino


         86         

Paradoja

Soy muy hábil para dar lecciones
A cambio de este don
Me resulta difícil distinguir la verdad
-Aún la más pequeña-


         87         

Hoy recuerdo tus ojos

Entre las algas
Dos peces que se buscan
Mueven el agua


         88         

La llave

Es todo muy sencillo
Tú pasas junto a mí
Y yo te reconozco
Sé que me traes algo
Que necesito

Al principio
Me confunden tus ojos
Tu sonrisa
Tus manos
Eres
Tan familiar
Tan mía desde siempre
Que no entiendo el pasado
Ni el futuro sin tí

Y entonces pasan cosas
Cosas que disfrutamos
Y cosas que nos hieren
Las que deben pasar
En el templo sin muros
Donde nos compartimos

Pasa todo en el tiempo
Pero el tiempo a tu luz
Se deshace de planes y cadenas
Se limpia
Muestra horizontes simples
Y cercanos

La luz que traes
Es tan blanca que duele
Y al principio
Solo se ve el dolor
Pero tu llave ardiente
Abre
Mi sombrío equipaje
Y da fuego a la ropa vieja
Que ya es inútil

Y en el fondo de todo
Entre cenizas
Brilla
El oro de mi llave
Que es ya toda mi carga

Empiezo a andar ligero
Como está escrito y quieres
Dejando que me vean
Todos los que temía
Y la misma llamada tuya
Canta en el aire
Y ellos me la cantan

A la voz del misterio que nos mueve
Se han acercado muchos
Y ahora que no tengo
Nada que defender
Y que ya no estoy solo
Es todo muy sencillo

Ahora más que nunca
Te reconozco en mí
Hago tus cosas
-Es decir, mi trabajo-
Cantas mi canción
-Por nombrarla: Tu gozo-
Y a nuestro paso
Todo se despierta


         89         

Sábado Santo (canción de la frontera)

Algunos días son Sábado Santo
No digo Víspera de la Luz
Sino temblor de pájaro
Herido en tierra helada

Algunos días calla la esperanza
Y te quedas ahí con el fracaso
Algunos días rompen los espejos
Y la soledad es lo que te nombra

No ayuda la memoria
-Tantas muertes pasadas
No suavizan la muerte de la última ilusión-

La confianza crece a un lado de la vida
Al otro lado aumenta 
-Con simetría que te desconcierta-
El archivo de lágrimas
Las aguas movedizas de todo lo negado

Algunos días
Si no duermes, contemplas estas cosas
Si tienes fuerzas para no escapar
Rescatas estas cosas 
Las traes ante tí
Las ves de cerca

Mientras dura
Este sábado negro
Este día que no cierra su herida
Y que se lava con su propia sangre
Tú compruebas que no te has conocido
Que no vives la vida que deseas
Que finges muchas cosas
Que te has mentido 
Y has mentido mucho
Que te has querido poco
Y has hecho daño
Y no te lo perdonas
Que eres pequeño y frágil 
Que te avergüenzas hasta de tu nombre
Que no sabes vivir
Y no te lo mereces

Aunque has aprendido
Que nada es permanente
Y algunas otras cosas
Que ayer te consolaban
Y recuerdas el lunes y el domingo
Ahora todo eso son palabras
Y te juras que nunca
Nunca más
Confiarás en ellas

Pero nunca se cumple lo que juras
En el Sábado Santo
Porque este día tiene
Gran resistencia a entrar en el recuerdo
Y la luz de la aurora lo quema en un instante
El prefiere esconderse
Debajo de las piedras del desierto
Y volver a morderte el talón por sorpresa
Después de cualquier viernes


         90         

Mi amada y yo (canción de la frontera)

Mi amada fluye en mí
Y yo me extiendo en ella
Como una frontera que se ensancha 
Como un río 
Que se desborda y pierde las orillas

Ella respira en mí
Yo bebo en ella
Como penumbra y luz
Como desierto y agua

Me rescata del aire
Me trae lo que es mío y despreciaba
Y descanso en el suelo que temía hasta ayer

Yo le muestro su cielo
Le canto las canciones que perdió
La pongo ante sí misma 
Y ella se reconoce

Entre los dos
Ensanchamos la tierra
Entre los dos 
Se cumple el plan que amamos
Y no es nuestro


         91         

Fin de la tarde

Me quedo solo.
Del leño que resiste entre las brasas
brotan pequeñas gotas.


         92         

Voy a seguir cavando

Quiero mirar más hondo en mi desierto
Saber si de verdad 
Fluye en lo oscuro un río
Y es la llamada de sus aguas
El canto que me acuna


         93         

Luz que juega en tus manos

Juego en el aire
A remover las hojas del castaño
La luz me arrastra
Bailando con las sombras
A lo recién nacido de  tus manos


         94         

Soñé que habíamos sido separados

Había salido a tumbarme en la noche y ver el cielo. Estaba solo, lejos de mi casa y te necesitaba. 

No me sentía bien. Creía que mis piezas no estaban bien unidas. Que entre los dos tenemos solo un alma que no sabe crecer en tierra firme y un cuerpo dividido en ciudades distintas.

Que así, estando tan lejos, no íbamos a saber vivir. Que así, con estos ojos, no podríamos vernos nunca más. Que Alguien nos condenaba a vivir como estrellas separadas en las esquinas de la oscuridad.

Creí que era real la estrella peregrina que se quema cantando como la fruta abierta. Que era real también la pálida, paralizada estrella que no puede responder a la llamada, pero tampoco puede irse a otro cielo (porque le gusta tanto ser amada).

Era noche cerrada. Nada más se veía.

Creí que estaba dividido, que estaba solo, lejos de mi casa y te necesitaba.

Soñé que decidía despertarme. Y esa parte del sueño aún no sé muy bien cómo soñarla. Aún no la he soñado bastante.


         95         

La distancia

Para que sean amados
Estos seres que habitan la distancia
Estás lejos de mí


         96         

Colores en el agua

Está brillando aquí
Tan cerca
Lo rodean mis brazos
Un pequeño ataúd
Lleno de flores blancas
Y de lágrimas rojas
La tierra negra aún no lo conoce 

[A mezclar los colores viene el agua
Para hacer todo uno está lloviendo]

Hoy crees que estás sola
Abrázame en la lluvia 
Que nos aleje de las llamas frías
Y que nos lleve adonde va esta carne

Abrázame en el agua
Que está arrastrando todos los recuerdos

[Para el abrazo está cayendo el agua
Para el corazón seco está lloviendo]

Con prisa te guardamos 
En la pequeña caja
Para que no te vayas

No sabemos qué hacer con la certeza
De que estás ya muy lejos

[Para guiarte está cayendo el agua
Y para acompañarme está lloviendo]

¿No me pondré la túnica del río?
¿Seguiré aquí flotando donde ya no te espero?
¿Podré dar otro paso más allá de este pozo?
¿Habrá más tarde paz? ¿Habrá risa? ¿Habrá fuego?
¿Encontrarán las aves ramitas para el nido?
¿Seguirá viva la danza sembradora?

[Para la paz perdida está cayendo el agua
Para la vida ausente estás llorando]

El pequeño ataúd era una barca alegre
Con vela de guirnaldas 
Hecha para llegar al cielo de los niños

Un vendaval de dudas la ha dejado
Varada en las arenas de mi pecho

[Con tu cuchillo cortas la nube blanca
En cada gota siembras corazones de estrella]

Manos de sombra excavan en la sombra
Atraviesan el cuerpo que duele y se deshace
Más hondo aún hacia la luz que espera

La mirada sin ojos reconoce a los suyos
En cada ser que toca

[Llueve la claridad sobre las almas 
El agua lava el rostro de los muertos]

Entregarás las últimas defensas
Dejarás que el silencio
Cierre los labios de esta herida
Y guardarás su voz en tu palabra
Para seguir al lado de los que vienen
Aturdidos aún por el fragor del agua

[Agua del río antiguo
Que se mueve debajo de mi fuego
Para llevarte a donde quieres ir]


         97         

Campanadas

Primera campanada
Te despertó la sombra
Del callejón azul

Salías de algún sitio
Ibas a alguna parte
Yo solo caminaba
Me puse junto a tí
Donde estaba sonando
La campana

Segunda campanada
Ya no amabas la casa
Pero querías amar
Dudabas a la puerta del jardín
Pero querías descanso
Y el sol quemaba el suelo 
Pero querías andar

Así que te llevé 
Por los surcos del aire
Y las lluvias del aire
A regar tus deseos
Que ya estaban sembrados

Campanada tercera
Dentro y fuera de tí
Tormentas y desiertos
Están ante tus ojos
Y tú los atraviesas
Aunque duelen

Amo ver tu valor
Y ver tus manos 
Que han soltado los muros de la casa
La sombra del jardín
La imitación del recordado amor
Y esperan ya
La cuarta campanada


         98         

Oyes mi alma

Canta el alma al oído
Tú -tan lejos- despiertas


         99         

Tú que esperabas sola

Hoy que vuelvo despierto
Veo que has sido libre desde siempre
Y libre me esperabas
Para que yo supiera que mi nombre es Amado

Te encontraba encerrada
Bebiendo y rellenando
Grandes vasos de sombra
Esperabas mi vuelta
Y solo yo podía abrir las cerraduras
Pero temía tanto
Recordando
La doble noche de mi rendición

Yo descansaba un poco
Olvidaba quién eres
Y salía a buscarte
En todas las fronteras
Pero siempre volvía 
Más herido y más débil
Más loco y empeñado
En afilar las armas

Hoy he vuelto despierto
Y soy libre y amado
Y no recuerdo nada real 
Ni quiero nada


         100         

Las palabras

Las palabras solo hablan de sí mismas
No de cosas reales o gente verdadera
Rápidas y vacías se deslizan
Invaden los sentidos
Y parece que se enroscan en todo

Yo creía decir lo que veía
Pero hablaba de mí
(de las palabras en que aprendí a ocultarme)

Qué poco me apetece hablar de las palabras
Adiós
Con esto es suficiente


         101         

Te sabes la canción

Yo no paro de hablar
Y sin embargo me conoces bien
Te sabes la canción
Que yo no sé escribir


         102         

Esa parte de mí que no es una palabra

Esa parte de mí
Vive fuera de mí
En el fondo de mí
Como una luz que vé

Sin intención alguna
Se extiende y se disuelve
Canta desde las ramas
Sube desde la hierba

Camina por lo eterno
Sin mirar dónde va
Su paso marca el ritmo
Del corazón del mundo

Cuando lo sé, lo pierdo
No significa nada
No puedo recordarlo
Ni apresar su consuelo

La alegría que siembra
Deja sangre en mis ojos
La muerte que me trae
Los convierte en sonrisa


         103         

Noche

Los pájaros que duermen
Incuban en sus nidos
El esplendor del día
Como una gema oscura

Seguiré caminando
Aún lejos de tí
Cayó la noche


         104         

Están inquietos

Están inquietos
Hoy se mueven mucho
Todos los seres que hay entre tú y yo
Como cuando se acerca
Una tormenta
Un despertar
O un beso


         105         

Me pregunto

Decía algunas cosas
Y me callaba otras
Ahora me pregunto
Por qué me parecían diferentes


         106         

Cara y cruz

Mira bien la moneda
Cara y cruz
Comparten corazón


         107         

Parece que se van

A veces las cosas parece que se van
A veces nos parece que dejamos las cosas
Cuando esto sucede cientos, miles de veces
Parece que las cosas están mucho más cerca
Parece que nos hemos unido con las cosas


Torrente (2019-2020)


Indice


(1) Presagio
(2) La mirada del juez
(3) Vigilando
(4) La luz bastante
(5) Niño de mes y medio
(6) Te amo
(7) Tocar el árbol
(8) Quinta despedida
(9) Silencio para tí
(10) Andar contigo
(11) Recuperarte
(12) Viene a la luz la sombra
(13) Acabo de tirar la mochila
(14) Estuve desterrado
(15) No soy estable
(16) Enemigos olvidados
(17) Rocas en el río
(18) Cú Cú... ¿Quién soy?
(19) Mi cuerpo grita
(20) Tiempo
(21) Manteles blancos
(22) Corazón de campana
(23) Permite que me quede
(24) Aire viciado
(25) El secreto
(26) Todo el tiempo que existe
(27) Me pesará el aliento
(28) Inmóvil
(29) Primera despedida
(30) Segunda despedida
(31) Lo que no haré
(32) Atardecer
(33) En la línea del alba
(34) Se aleja del refugio
(35) Memoria de un destello
(36) En espera de algo
(37) Ella visita la periferia
(38) No escucho profecías
(39) Libertad en duelo
(40) El asunto de la liberación
(41) La campana lejana
(42) Tal vez quieras descansar
(43) Camino de la laguna
(44) Con la Vida y en tí
(45) Viento detenido
(46) Ligero
(47) Qué pasó con las ideas
(48) Tendría que morir
(49) ¿?
(50) En lo frágil
(51) Mi maestra de vuelo
(52) Vuelvo al jardín
(53) Tercera despedida
(54) Tu presencia
(55) Llegar y darte gracias
(56) No hay hogar
(57) ¿Quién es este?
(58) Sombra de mariposa
(59) Esfuerzos inútiles
(60) Ella lava su sonrisa
(61) A ningún precio
(62) Te extraño
(63) Llegas hasta la orilla
(64) El río
(65) Si fueras solo tú
(66) En tu calma descanso
(67) Duermes
(68) No voy solo
(69) Cuarta despedida
(70) Celebración diaria
(71) Limpios
(72) Aunque voy solo
(73) Te veo sonreir
(74) He guardado unas gotas de silencio
(75) Sigo siendo del aire (canción de la frontera)
(76) Un vagabundo crea los desiertos
(77) Cuando sales de tí
(78) Vendrás
(79) Marzo
(80) La casa
(81) Carta de despedida Para Alberto
(82) Tu nombre tan pequeño
(83) Cogiste el autobús
(84) Canción de la frontera
(85) A punto de beber
(86) Paradoja
(87) Hoy recuerdo tus ojos
(88) La llave
(89) Sábado Santo (canción de la frontera)
(90) Mi amada y yo (canción de la frontera)
(91) Fin de la tarde
(92) Voy a seguir cavando
(93) Luz que juega en tus manos
(94) Soñé que habíamos sido separados
(95) La distancia
(96) Colores en el agua
(97) Campanadas
(98) Oyes mi alma
(99) Tú que esperabas sola
(100) Las palabras
(101) Te sabes la canción
(102) Esa parte de mí que no es una palabra
(103) Noche
(104) Están inquietos
(105) Me pregunto
(106) Cara y cruz
(107) Parece que se van