Cada mañana
Me daba un baño perfumado de palabras
Rezaba por tu libertad
Y me sentía bien
Justificado, generoso y bello

Así mentía el corazón mezquino
Ocultando el deseo en velos de respeto
Sin conocer su propio temor a tu rechazo

Ahora que te apartas unos pasos
Veo la altura de tu libertad
Que nunca necesitó oraciones
Y por fin puedo amarte como eres


Tu libertad (de Viejos límites)

Foro de intercambio

Me apetece saber si esto te gusta. Y si quieres comentarme algo.

¿Quieres darme tus comentarios? Si no te importa que te conteste, pon tu dirección de correo.